Top
a

L'Beauté Homme

  /  Alta Relojería   /  El Rolex que Carlos Alcaraz no se puede quitar de la muñeca

El Rolex que Carlos Alcaraz no se puede quitar de la muñeca

El Rolex que Carlos Alcaraz no se puede quitar de la muñeca

Por Carla Díaz Katsicas

El tenista español no puede resistirse a una de las piezas más gustadas de la exclusiva marca.

“Con su sutil juego de colores, este reloj refleja toda una paleta de savoir-faire, que va desde el engaste hasta el arte de las esferas”.

Con 20 años y una gran trayectoria, Carlos Alcaraz está posicionado como el número 1 del tenis mundial. Las marcas de lujo no han desaprovechado el éxito del murciano y en los últimos años ha firmado contratos millonarios con Louis Vuitton, Calvin Klein, BMW y Rolex, entre otras.

 

Precisamente, mientras se recupera de una lesión que le ha dejado fuera durante algunos torneos como el Barcelona Open, hay algo que el astro simplemente no puede quitarse de encima: un Rolex Cosmograph Daytona Meteorito, la versión rara del clásico de la firma suiza.

 

Parece que esta pieza es su tótem ya que el español la ha lucido en eventos en los que se ha coronado campeón como en la final de Wimbledon el pasado año, así como en la final del Masters 1000 de Cincinnati.

Material extraterrestre

 

El exitoso Cosmograph Daytona –con esferas meteorito– destaca por este material extraterrestre difícil de encontrar y de trabajar. Disponible en tres modalidades de oro (blanco, rosa y amarillo), se ha mantenido como el reloj más deseado del mercado desde su lanzamiento en 2021.

 

Los aficionados con más solera recordarán seguramente antiguas versiones del Daytona Cosmograph con este tipo de esfera. Rolex comenzó a fabricarlas en este modelo a principios de los años 90. Aunque llegaban al mercado como ediciones limitadas, los Daytona en caja de acero y esfera meteorito han sido unos habituales en el catálogo de Rolex durante estos últimos años.

 

¿Por qué es tan preciado? Una esfera meteorito es especial por muchas razones además de lo bien que se ve en la muñeca. Una de ellas es el proceso de fusión de sus compuestos metálicos, hierro y níquel principalmente, mismo que logra un proceso de cristalización imposible de reproducir por medios artificiales. Esta peculiar estructura interna de los meteoritos se ve de forma muy clara cuando la piedra se corta en láminas y aparecen las llamadas estructuras de Widmanstätten, cuyo reparto aleatorio hace que cada esfera de meteorito sea única.

 

El meteorito proviene del corazón de un asteroide o posiblemente incluso de un planeta que ha explotado, impulsando material a través del Sistema Solar hasta que el azar lo lleva a la órbita de nuestro planeta y la gravedad lo atrae hacia la Tierra. Durante su viaje, el centro del meteorito se transforma gradualmente, produciendo patrones metálicos muy inusuales, resultantes del enfriamiento muy lento de los núcleos fundidos de los asteroides. Los diseñadores de Rolex crean a partir de estas configuraciones un tesoro único para algunos de sus modelos más destacados.

Oyster Perpetual Cosmograph Daytona

Fotografías: Instagram y cortesía de la marca