Top
a

L'Beauté Homme

  /  Estilo de Vida   /  Nights at the Hard Rock Hotel Los Cabos

Nights at the Hard Rock Hotel Los Cabos

Nights at the Hard Rock Hotel Los Cabos

Por Luis H. Mendoza

Comfort y música para volar puede ser el título de un disco de Soda Stereo o puede ser una descripción perfecta para la experiencia que ofrece el Hard Rock Hotel en Los Cabos. Pasar un par de noches ahí es dejarte guiar por el sonido, mientras poco a poco sientes cómo va saliendo de tu cuerpo (y de tu mente) el estrés del día a día.

Hablar de la historia del Hard Rock es hablar de un sinfín de experiencias y situaciones que, para los amantes de la música, son como encontrar agua dulce en medio del desierto y si estas experiencias las encuentras en un lugar paradisiaco y rodeado de buena comida y mucho descanso, empieza a cobrar sentido la idea de “to live and die for rock and roll…”

La experiencia comienza con “Comfort”: Los días de descanso y relajación son clave para todos y el hotel entiende que los espacios que, nosotros como huéspedes, necesitamos deben venir cargados de atenciones: desde una buena cama en cualquiera de las muchas habitaciones (que próximamente serán más) equipadas al gusto del cliente con sistemas de sonido o instrumentos musicales para dejar muy clara la idea de ir a pasarla bien, seguido por las experiencias gastronómicas que ofrecen un abanico de restaurantes de comida asiática (Zen), de cortes de carne (Toro) y mexicana (Los Gallos) que mitigaron el hambre de manera increíble, para después disfrutar de cada alberca con distintas actividades que van desde la fiesta hasta la relajación total dependiendo del mood en el que te encuentres. Palabras más, palabras menos, el comfort en el HRH Los Cabos es primordial para el personal que cumple con el objetivo de uno de los mantras de la marca: take time to be kind. ¡Y vaya que lo lograron!

FOTOGRAFÍAS: Cortesía de Hard Rock Hotel Los Cabos.

Sigamos con la “Música”: despertar y dormir pensando en música es el aire de la marca, de ahí que uno de los atractivos principales sea ver cada una de las piezas de memorabilia que hay en los edificios y reconocer los personajes y la importancia de estos a lo largo de la historia de la música. Prince, Billy Idol y Guns N’ Roses al lado de Maná, Shakira o Steve Aoki son algunas de las personalidades de las cuales encontramos prendas o instrumentos en el hotel que está plagado de cosas increíbles de muchísimas bandas y solistas más. Music Lab es un estudio de grabación profesional equipado para ensayar o grabar masters de canciones si es que el trabajo o el hobby se juntan con las vacaciones y el plus definitivamente es el tratamiento “Rhythm and Motion”, un menú totalmente inmersivo que se centra en la música y sus vibraciones para brindar tratamientos ad hoc a tus gustos musicales.

Y por último, “Para volar”: mi primera idea era que al ser el Hard Rock, eso iba a ser una fiesta total, pero pronto me di cuenta que es una fiesta que cada uno vive como la quiere vivir. Es ideal si quieres rockear, pero lo es también si lo que buscas es crear recuerdos familiares (y eso es importante para considerarlo como un punto clave para padres de familia, como es mi caso).

Pasar unos días en el hotel me bastó para comprender la importancia de otro de los mantras que Isaac Tigrett y Peter Morton (miembros fundadores de la marca) sembraron en cada una de las personas que pertenecen a la familia Hard Rock: Love all serve all. Se logró que por unos días me relajara y comprendiera que, independientemente de estar o no de vacaciones, podemos (y debemos) pasarla bien y tratar de servir en algo, y en ese sentido, Isaac y Peter lo resumieron perfecto.